This website uses cookies to improve your user experience.

Click "I agree" or any link to accept these cookies. To learn more about how we use cookies, you can read about them here.

menu
ES
Back to menu

Choose your language

Blogs

Cinco razones para ir al trabajo en bicicleta eléctrica

Una bicicleta eléctrica puede revolucionar tus desplazamientos cotidianos, no solo porque llegarás al trabajo a tiempo, sino porque te sentirás más en forma, más sano ¡y hasta de mejor humor!

1 Mejora tu salud

Circular en bici eléctrica es una idea excelente. Los diferentes modos de control te permiten controlar el esfuerzo y decidir si quieres ir relajado o hacer deporte. La asistencia, suave pero potente, hará que pedalear sea pan comido, pero también tú contribuirás con tu propio pedaleo. Montar en bici, incluso en bici eléctrica, fortalece el corazón, mejora la capacidad pulmonar y refuerza las piernas. De hecho, los estudios han demostrado que la bicicleta eléctrica anima a los ciclistas a recorrer más kilómetros y a montar más a menudo. ¡Es más fácil y más agradable!

2 Menos estrés

¿Estás cansado de esperar dando golpecitos con los dedos en el volante en pleno atasco, o de soportar el retraso de los trenes? Con una bicicleta eléctrica el tiempo lo controlas tú, sales cuando tú quieres y tú mismo calculas el tiempo para llegar a tu destino, puesto que el tráfico no te retrasará. Una bicicleta eléctrica es la manera más flexible y fiable de desplazarte, así como de evitarte el estrés de la vida diaria, porque sabes que no habrá retrasos. Todo esto, además del placer de circular al aire libre, de la interacción social y de los beneficios que aporta el ejercicio físico, como la mejora de la capacidad de atención, explica por qué los ciclistas suelen ser los que están de mejor humor al llegar al trabajo.

3 Ahorra dinero

¿Quién quiere pagar para ir a trabajar? ¡Seguro que hay cosas mejores en las que gastarse el dinero! Una vez hecho el desembolso inicial, en tu bicicleta eléctrica y la equipación, no hay muchos más gastos en tus desplazamientos cotidianos. Con una bicicleta eléctrica te evitas los billetes de autobús, tren, etc. y el dineral de los parkings del centro, por no hablar de los gastos en gasolina del coche. Es cierto que tendrás que cargar la bici a menudo, pero el único combustible que necesita un ciclista de bici eléctrica es un café y un pastelito; así que, aprovecha en otras cosas el dinero que te ahorras.

4 Más lejos, más rápido

Con nuestro sistema intuitivo de asistencia al pedaleo sentirás que estás rodando con una bicicleta normal, solo que, en cuanto cambie el terreno, te proporcionará la potencia adicional que necesites, y al detenerte y reanudar la marcha, te devolverá rápidamente a la velocidad que tenías. En definitiva, con el mismo esfuerzo recorrerás más distancia y más rápido, lo que te permitirá hacer desplazamientos más largos y afrontar pendientes más grandes, incluso a diario. Si pensabas que el trabajo está demasiado lejos y sería demasiado esfuerzo ir en bici, con una bici eléctrica no pensarás lo mismo. 

5 Suda menos

Si en tu trabajo tienes que estar presentable, quizá lo que te preocupe de ir en bicicleta es que llegues sudoroso, o que tengas que cambiarte al llegar, pero esto no ocurrirá con una bicicleta eléctrica. Gracias a los distintos modos de asistencia, tú mismo decides la cantidad de esfuerzo con la que quieres pedalear, con lo que no solo llegarás al trabajo rápidamente sino también en perfectas condiciones, aunque te encuentres alguna pendiente en el camino. Así, si regulas bien la potencia cuando lo necesites, con una bicicleta eléctrica puedes decir adiós al sudor.