This website uses cookies to improve your user experience.

Click "I agree" or any link to accept these cookies. To learn more about how we use cookies, you can read about them here.

menu
ES
Back to menu

Choose your language

Novedades

¿Qué pasaría si todo el mundo fuera en bicicleta?

¿Transformará nuestras ciudades más gente sobre dos ruedas?

Imagina tu ciudad con más ciclistas. ¿Qué cambiaría?

·      Menos congestión de coches
·      Aire más limpio
·      Calles más silenciosas
·      Más espacios verdes y abiertos
·      Gente más saludable
·      Viajes más seguros

¿No te parece una visión del futuro que todos queremos?

Hemos hablado con tres personas que trabajan y defienden el uso de la bicicleta en nuestras ciudades sobre su visión del futuro.

Fernando Garcia - Alcalde de la bicicleta de Madrid

“En mi visión, la ciudad prescindirá cada vez más de los coches, y habrá más gente que vaya en bicicleta, a pie y en transporte público. El problema que tenemos ahora es que el espacio que dedicamos a la movilidad activa y al transporte público es solo un 20 % de nuestras calles. El otro 80 % se destina a los coches, que mueven menos del 30 % de los desplazamientos urbanos”.

“En el futuro dedicaríamos mucho menos espacio a los coches, habría más espacio de convivencia para que la gente disfrute. Espacio para que la gente se reúna, juegue y se comunique. Madrid es una ciudad muy social, nos gusta salir a la calle y reunirnos, pero el entorno actual es bastante hostil en muchos barrios por culpa de los coches y el tráfico”.

“La mayoría de las personas que van en bicicleta en la actualidad son hombres, jóvenes y en forma. Esto excluye a niños, ancianos y discapacitados, y el número de mujeres que practican el ciclismo es significativamente menor que el de los hombres. Si queremos tener una población ciclista inclusiva, tenemos que hacer que la bicicleta parezca segura, cómoda, fácil y divertida. Para lograrlo, hay que separar a los ciclistas de los humos y el peligro de circular entre el tráfico.  No significa que tenga que haber un carril bici en cada calle, sino una red completa en toda la ciudad que esté totalmente conectada”.

“El problema que veo es cómo pasamos de donde estamos a donde queremos estar. No podemos eliminar la mayoría de los viajes en coche de la noche a la mañana, pero una red de carriles bici protegidos puede implantarse con bastante rapidez, en unos pocos años, no en décadas. La mayoría de la gente quiere que esto ocurra, y la única diferencia entre las ciudades que lo logran y las que no lo hacen no es su tamaño o complejidad, sino la voluntad política de hacer un cambio hacia la movilidad activa y un entorno urbano más habitable y sostenible. Tenemos que cambiar nuestras prioridades, no podemos seguir ampliando la infraestructura para los coches”.

Catriona Swanson - Planificadora de transporte

“Cuando se trata de pensar en una ciudad en la que la mayoría de la gente pueda ir en bicicleta, lo realmente bueno es que no tenemos que imaginarlo. ¡Podemos ir y verlo en los Países Bajos! Sabemos que es posible”.

“En una ciudad en la que hay más gente viajando en bicicleta, las calles son más tranquilas, lo que supone un estímulo aún mayor para caminar y utilizar la bicicleta. En una ciudad ciclista sigue habiendo coches, y esos coches pueden moverse con facilidad. Las encuestas demuestran que los lugares con mucha actividad ciclista, como Ámsterdam, son algunos de los más fáciles para conducir, ya que se realizan más desplazamientos cortos e innecesarios en bicicleta".

“Mucha gente se centra en los carriles bici protegidos, pero la creación de barrios con bajos niveles de tráfico, que desvinculen la red de automóviles de la red de bicicletas tiene un valor incalculable para proporcionar rutas seguras, directas y de bajo tráfico para los ciclistas. Ofrece opciones de transporte para todos, la gente no se ve obligada a ir en coche. Los niños, las personas mayores y los no conductores tienen opciones y elecciones sobre cómo viajar”.

“Mi trabajo consiste en hacer que las comunidades sean inclusivas. Mucha gente dice que "nunca podría ir en bicicleta porque...", así que tenemos que eliminar esas barreras y dejar espacio para las bicicletas de carga, los triciclos y las e-bikes y pensar en las diferentes necesidades de los usuarios de estas bicicletas.  Ampliar el espacio de almacenamiento de bicicletas residenciales para bicicletas más grandes o más pesadas, como las e-bikes, proporcionar aparcamiento para bicicletas y una infraestructura ciclista ligeramente diferente es algo que beneficia a todos”.

“Las barrios con bajos niveles de tráfico con lugares más tranquilos. Donde hay menos coches estacionados existe más espacio para otras cosas, como árboles y parques de bolsillo. Los espacios resultan más atractivos. Es bueno para la economía local y, como es más fácil para la gente moverse, visitan las tiendas, cafés y negocios locales con más frecuencia”.

“Los niños son más independientes porque los padres confían en que pueden viajar con seguridad, juegan más en la calle, lo que permite que los padres y madres se comuniquen. Cuando se camina o se va en bicicleta se ve más a la gente que vive cerca y se puede parar a charlar por el camino. Está bien documentado el impacto positivo de vivir en zonas más tranquilas con un aire más limpio. Más gente en bicicleta y barrios con poco tráfico son indicadores de comunidades más sanas y felices”.

Chris Oliver - Profesor de medicina y cirujano jubilado

“Sería absolutamente maravilloso tener una ciudad en la que todo el mundo fuera en bicicleta.  Un mayor número de personas en bicicleta tendrá un efecto significativo sobre la vida de la ciudad, la salud y el cambio medioambiental. Llevará muchos años la realización de este cambio en muchas ciudades, se necesita liderazgo, voluntad política y mucho tiempo. En el Reino Unido, por ejemplo, estamos 40-50 años por detrás de los holandeses”.

“Si se realiza actividad física durante 30 minutos al día, se puede vivir más tiempo, hasta 7 años más que la media de la población actual. En la actualidad, la población es menos activa físicamente que hace diez años, lo cual resulta chocante. Tenemos que conseguir que más gente vaya en bicicleta para obtener beneficios para la salud”.

“Una mayor utilización de la bicicleta tendría un enorme efecto sobre la crisis de obesidad. Si practicamos ciclismo con regularidad, podemos perder hasta 10 kg en un año. Sabemos que, para un diabético de tipo 2, perder 10 kg podría ser suficiente para que entrar en remisión. Las bandas gástricas y los bypass gástricos son cirugías caras; será un enorme beneficio para la salud de las personas y ahorrará miles de millones de euros a los servicios de salud que la gente pierda peso a través de la bicicleta. Si se consigue que los diabéticos de tipo 2 vuelvan a los niveles normales de salud, se reduce el uso de medicamentos, las cirugías y las amputaciones, y se mejoran muchas otras condiciones de salud”. 

“Aporta beneficios para todos, no únicamente para los ciclistas, sino también para el resto de la población. Bajarán los niveles de contaminación, lo que será muy positivo para la salud de los pulmones.  Mejorarán la salud mental y física. ¡Solo estás a un paseo en bicicleta para sentirte de buen humor! La gente llegará más contenta al trabajo, con más energía. Pero es necesario contar con instalaciones: duchas adecuadas, seguridad para las bicicletas”.

“El antagonismo entre ciclistas y coches me entristece. Con más gente en bicicleta, la seguridad se refleja en las cifras.  También significará que habrá más usuarios de la carretera que entiendan el uso de la bicicleta.

Es importante empezar con los niños. Los niños que van a la escuela a pie o en bicicleta tienen más probabilidades de seguir andando o en bicicleta cuando son mayores. Cambia la actitud: los niños vuelven a casa y quieren ir más en bicicleta, lo que también anima a sus padres a hacerlo”.

“El uso de la bicicleta beneficia a toda la sociedad al crear un entorno más saludable gracias a una menor contaminación y un entorno más seguro en el que más personas se sienten cómodas caminando y en bicicleta. La inversión en el ciclismo supone un ahorro económico para un país al aliviar la presión sobre los servicios sanitarios causada por la diabetes de tipo 2 y la obesidad

¿Cuál es tu visión de una ciudad ciclista? Comparte tus ideas #FutureCity con nosotros